Archivo de la categoría: AECERIBER

El cerdo intensivo será considerado como ibérico para perjuicio de la región

24/10/12

Se cumple lo que los productores extremeños del cerdo ibérico se venían temiendo desde hace semanas. El borrador de la norma de calidad del ibérico, la legislación básica que rige este sector fundamental para Extremadura, considerará como productos ibéricos los que provengan de animales cruzados criados en intensivo. Esto es, cerdos que se han alimentado siempre en naves cerradas y nunca han pisado el campo.

A los ganaderos de la región les interesa que se ponga en valor precisamente lo contrario. Es decir, los animales criados en la dehesa.

El ministro Miguel Arias Cañete, como avanzó, lo dejó entrever en una reunión celebrada el 19 de septiembre, pero retrasó la confirmación oficial para no tener que sufrir más críticas cuando inauguró el pasado 4 de octubre la Feria Agroganadera de Zafra.

El borrador de la norma aún no es público, pero Arias Cañete confirmó a la Cadena Cope el pasado sábado que contemplará tres categorías de animales. Por un lado estará el ‘ibérico puro de bellota o de montanera‘, cuyos padres deberán ser ibéricos puros al 100 % e inscritos en el libro genealógico.

Además, solo podrán comer bellota y el número de animales que habrá por hectárea de campo vendrá dada por la densidad de árboles de la dehesa.

Luego estará el ‘ibérico extensivo‘, con una pureza racial mínima del 50 por ciento y que tienen que haberse criado en el campo aunque puedan haberse alimentado de bellota y de pienso. En este caso, podrán vivir hasta quince animales por cada hectárea de dehesa.

Finalmente se denomina ‘ibérico de cebo intensivo‘ a la categoría en la que los animales de más de 115 kilos, con al menos un 50 % de sangre ibérica, deberán tener dos metros cuadrados cada uno en la fase de cebo. Es lo que se denomina ‘rejilla’, para que los animales coman en un espacio cerrado.

Con esta normativa, el Ministerio de Agricultura ha intentado redactar una legislación que satisfaga alguna reivindicación de todos los sector implicados. Los productores extremeños y andaluces apostaban por primar al extensivo puro, mientras que la inclusión de las otras dos categorías beneficia a los industriales, especialmente de otras comunidades.

Lucía Maesso, presidenta de la Asociación Aeceriber, cuyos miembros crían animales puros, pone sobre todo un reparo al borrador de Cañete. «No llama a las cosas por su nombre», afirma tajante. No entiende que se denomine como ibérico a unos animales que realmente son cruzados, con un padre de raza Duroc.

Además, considera que en este texto se mezclan los conceptos de raza y de alimentación, que deberían estar separados. «Para esto, preferimos que haya cuatro categorías, y en ellas se distinga claramente del ibérico puro del cruzado y el de bellota del que se alimenta con pienso», asevera Maesso.

Una vez que el borrador se haga oficial, comenzarán las consultas con el sector y las comunidades autónomas. Aeceriber ya ha anunciado que presentará alegaciones al mismo para mejorarlo.

Noticia extraída de: http://www.hoy.es

Guerra autonómica en la reforma de la norma de calidad del cerdo ibérico

12/09/12

Guijuelo reclama a Cañete que se le oiga mientras Extremadura y Andalucía confían en que el ministro mantenga su propuesta inicial sobre la ley

Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, visitó Salamanca el viernes pasado. Fue a inaugurar Agromaq 2012, una de las citas destacadas del sector agroganadero español. Se puede decir que estaba en territorio enemigo. Guijuelo y su sector porcino están de uñas con él. ¿El motivo? La intención del ministerio acerca de lo que debe ser la nueva norma de calidad del cerdo ibérico, que contempla una mayor pureza racial y aboga por apartar de ahí al cerdo intensivo, algo que les perjudica notablemente. Allí, en la capital charra, Cañete comprobó las quejas de ganaderos e industriales de la zona y también escuchó cómo el presidente de la Diputación y la consejera de Agricultura de Castilla y León le pidieron «que se les oyera desde la lealtad y el sentido común». Otras regiones como la extremeña y la andaluza reclaman idéntica atención pero en sentido contrario por su posicionamiento a favor de la defensa del ibérico tradicional y en contra del fraude que ha originado la actual normativa. «La norma será clara, transparente y fácil de cumplir», fue lo poco que dijo el Ministerio de Agricultura a los dirigentes políticos castellano-leoneses en Salamanca.

La realidad es que, a punto de acabar el verano, la guerra del cerdo se recrudece. Entre regiones y profesionales. Y todo cuando la crisis asfixia como nunca en el último lustro. Aunque toda generalidad conlleve alguna inexactitud, lo cierto es que Extremadura y Andalucía, sus gobiernos regionales y parte de su sector, aunque con la oposición de UPA y Apag, aplauden la intención de Cañete y esperan que no la modifiquen sustancialmente. En el bando contrario están Castilla- La Mancha, Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana y Murcia, ‘los reinos’ del cerdo blanco. También Castilla y León, y su potente industria de Guijuelo, muy centrada en los sacrificios y curado de cebo y recebo para cadenas de distribución.

Propuestas

El combate también se produce dentro de los profesionales del sector. Productores, ganaderos, cooperativas e industriales están divididos. Iberaice, organización empresarial que agrupa al 90% de las industrias del ibérico, ha mostrado su profunda decepción por los cambios planteados ya que, dice, conllevaría la desaparición del cerdo ibérico de cebo «que supone el 80% del sector y una gran actividad productiva e industrial».

La interprofesional Asici, que agrupa a la rama productora (ganaderos) y transformadora (industriales), está en plena guerra interna por los propios intereses de cada miembro y no ha consensuado posición. Iberaice está ahí, pero también la Asociación de Productores de Cerdo Ibérico de Extremadura y Aeceriber. «Creo que Cañete no va a dar marcha atrás de forma significativa. Al menos ese es el deseo mayoritario aquí y en Andalucía», comenta Javier Solano, de la Asociación de Productores de Cerdo Ibérico, un colectivo que sin matices defiende lo que quiere hacer Madrid. Sacar al fin el cerdo intensivo de la norma del ibérico es lo principal, resume Solano. Ese aspecto es considerado vital y no tanto el de incrementar la pureza racial para ser considerado ibérico, que Solano intuye se cambiará durante la negociación bajando la exigencia de los porcentajes.

Como ha venido informando HOY, la pretensión inicial en la nueva norma de calidad es que para que se reconozca a un cerdo como ibérico deben ser sus padres ibéricos al 100% o que del cruce resulte un 75% (madre ibérica, macho cruzado/ibérico). Los del 50% de sangre ibérica (madre ibérica solamente) quedarían fuera de la norma.

El Ministerio, como mucho, estaría dispuesto a distinguir entre ibérico o cruzado de ibérico con duroc, pero no permitiría seguir con la situación actual, la más frecuente en Extremadura. Otro de los cambios que planea Cañete, en este caso respecto al cerdo de cebo, es que para ser catalogados como ibéricos deben tener un 75% de pureza racial y cuenten con una superficie durante la fase de engorde, los últimos 60 días, de 15 cerdos por hectárea. Esto es, que los guarros, en su fase final, deben ver el campo.

«Lo que se conoce del Ministerio va en la línea que defendemos, que es la raza porcina ibérica y su entorno», subraya Lucía Maesso, presidenta de Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico Puro y Tronco Ibérico (Aeceriber). Maesso recalca que la presión de Guijuelo y los que defienden el guarro blanco es «muy fuerte» pero confía en que el Gobierno central siga lo que demanda Extremadura y Andalucía, aunque UPA-UCE rechaza esa mayor pureza. «Se quedaría el porcino para cuatro señoritos con grandes parcelas», ha dicho su dirigente Antonio Prieto. Mientras, APAG Asaja habla de ruina por fijar esos porcentajes y añade que aumentarían «sobremanera» los costes de producción. «Algunos están desnortados. Están muertos y no quieren que haya cambios», replica Solano.

«¿Guerra? Claro que la hay porque los intereses son contrapuestos. Algunos no saben que hacer con todo ese intensivo desmesurado que se ha producido. Lo que tienen que hacer es buscar un nuevo nicho de mercado porque ni eran ibéricos, ni cumplían con el peso ni la edad», concluye Maesso.

El borrador completo de la norma de calidad del ibérico se debería conocer a final de mes o mediados de octubre, a más tardar, y la nueva reglamentación debería estar aprobada a finales de año. En el caso de aprobarse los cambios se contemplaría un periodo de adaptación de dos o tres años.

Noticia extraída de: http://www.hoyagro.es

Castilla y León necesitaría 60 millones para cumplir el requisito del factor racial del ibérico

16/08/12

Si se aplica la propuesta del ministro Miguel Arias Cañete en relación a la norma de calidad del cerdo ibérico, Castilla y León estaría obligada a “conseguir” 60.000 hectáreas más para el porcino para cumplir la norma de extensificación pero también a invertir 60 millones de euros para adaptarse a la exigencia del factor racial.

Así lo indica el último estudio realizado por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta para analizar la repercusión que tendría para Castilla y León que todos los reproductores ibéricos estuvieran inscritos en el libro genealógico de la raza y, por lo tanto, la introducción de otro método para calificar. En la actualidad, sólo el 5% de los reproductores ibéricos de Castilla y León figuran en este libro que gestiona, y seguiría gestionando si se aplicara el “plan Cañete”, la Asociación Española del Cerdo Ibérico -AECERIBER-.

Noticia extraída de: http://www.lagacetadesalamanca.es/

Aeceriber: la norma del ibérico coincidirá en mucho con la propuesta extremeña

09/08/12

Aeceriber ha asegurado hoy que la Norma de Calidad del Cerdo Ibérico que el Ministerio de Agricultura propondrá el próximo mes de septiembre al sector tendrá muchos puntos “en común” con los planteamientos extremeños.

La presidenta de la Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico Puro y Tronco Ibérico (Aeceriber), Lucía Maesso, ha coincidido así con las expectativas del consejero extremeño del ramo, José Antonio Echávarri.

Echávarri expresó la semana pasada que la norma estará “en consonancia” con la propuesta planteada al Ministerio de Agricultura por la Administración y el sector en Extremadura.

No obstante, Maesso ha indicado a EFE que está “convencida” de que se buscará una norma que “no excluya a nadie”, pero era “necesario” reconducir el sector ibérico hacia un reconocimiento de la calidad y dar un impulso a una producción que “no va bien”.

La máxima responsable de Aeceriber ha planteado que si la propuesta ministerial “al final no es la más apropiada”, trabajarán sobre ella para buscar alternativas.

“No vale rechazarla sin más, pues eso no es lo adecuado”, ha opinado.

La revisión de la norma es “necesaria” para el futuro del sector del ibérico, ya que es “consciente”, a su juicio, de que no se puede seguir en los términos actuales.

Aeceriber aboga por que la norma diferencie las producciones extensivas ligadas a la dehesa de aquellas que no lo son, y haga una “delimitación racial” para conseguir “llamar a las cosas por su nombre: ibérico o cruzado”.

Maesso ha mostrado su respeto hacia todas las producciones, desde el recebo intensivo al cruzado al 50%, y ha deseado que el Gobierno central busque la “mejor salida” para el sector.

A su juicio, también se deberían trasladar al Ministerio de Agricultura algunas de las propuestas de las producciones intensivas y cruzadas al 50%, para que se garanticen los cumplimientos mínimos en cuanto a edad y peso al sacrificio.

La experiencia ha demostrado que en un alto porcentaje los sacrificios no cumplen los requisitos, ha concluido.

Noticia extraída de: http://www.finanzas.com

Más pureza racial y menos cerdos

26/06/12

La región de Mérida visualizó el 21 de marzo un acuerdo histórico. El sector del porcino, en el que las disputas por los intereses enfrentados son asunto corriente, consensuó un documento para cambiar la norma de calidad del ibérico con la esperanza de que sea asumido en su gran parte por el Ministerio de Agricultura. Al menos, es el compromiso que expresó Miguel Arias Cañete al Gobierno extremeño. El texto fue firmado por casi todos los actores con presencia en suelo extremeño menos dos. De un lado, la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici), donde se sientan en una mesa productores e industriales. De otro, la Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico Puro y Tronco Ibérico (Aeceriber).

Cañete ya cuenta con la propuesta de esos dos colectivos y en pocos meses -se espera que después del verano- debe resolver. Los dos asumen buena parte de los postulados pactados en Extremadura pero chocan frontalmente en un punto: se debe primar la pureza racial. Esto es, que sea un ibérico cien por cien. Una petición que también cuenta con el beneplácito de Andalucía, otro de los actores con peso en el mercado del porcino. El acuerdo firmado por el sector extremeño no asume esa estricta condición.

La norma actual de calidad del ibérico reconoce como tal el ibérico cruzado (madre inscrita en el libro genealógico y padre duroc o duroc jersey). Esa combinación representa más del 80% de la producción nacional. Aeceriber y Andalucía solicitan al Ministerio que modifique la norma en favor de lo que llaman ibérico puro, es decir, aquel que está inscrito en el libro genealógico y cuya producción no llega al 20% en todo el ámbito nacional.

Asamblea y criterios

En realidad, Aeceriber lo que pide es que la nueva normativa diferencie los productos bajo las designaciones de ibérico e ibérico cruzado para proteger las producciones extensivas ligadas a la dehesa frente aquellas que se producen en sistemas intensivos.

Mientras, Asici celebró el jueves 14 su encuentro nacional en Zafra. Allí pactó su propuesta. Habla también de un control reforzado que asegure la pureza racial de los reproductores pero asume, frente a lo defendido por Aeceriber, un cruce mínimo del 50% con madre ibérica. No obstante, solo admite para el cerdo en montanera aquél que es ibérico puro o el cruce es del 75%.

Si las propuestas de las dos asociaciones más la de Andalucía son asumidas estrictamente por el Gobierno central, parece evidente que habría menos cerdos en el mercado. Al menos, con el marchamo oficial de ibérico, ese calificativo al que muchos consumidores asocian inmediatamente a la dehesa y a la bellota y que en muchas ocasiones no han visto ni lo uno ni lo otro.

Desde Extremadura se resalta que siempre ha sido pionera en exigir una norma de calidad que persiga el fraude y la competencia desleal. En concreto, se reclama que el ministerio saque de la normativa al cerdo criado en explotaciones intensivas de rejilla, en naves cerradas donde nunca ven el campo.

Nuestra dehesa no está aportando un valor añadido al producto ni su actividad se hace rentable. Los productos de cerdos de rejilla no garantizan una calidad superior pero se benefician de estar cobijados por una normativa de calidad y estrangulan a las explotaciones que comercializan productos de calidad acogidos a esa norma. Por este motivo, el acuerdo sobre porcino que impulsa Extremadura pide que el cerdo intensivo salga de la ley.

En lo que también hay acuerdo con Aeceriber y Asici es en el control exhaustivo de los productos. Se demanda la identificación de los guarros de bellota hasta la sala de despiece y que se coloque un precinto inviolable en el matadero, diferenciable por el tipo de alimentación (bellota o cebo, y no las cuatro categorías que ahora existen), que se mantendría en todo momento. De forma nítida se reclama la desaparición de las categorías de recebo y cebo de campo «por su comprobada inviabilidad económica, imposibilidad de control y confusión para el consumidor». El control efectivo de la raza de los reproductores y de las entidades de inspección y certificación son otras exigencias.

Del mismo modo, el documento extremeño exige al Ministerio que se cambie y limite el aforo de las explotaciones de dehesa. Se habla como referencia máxima de un cerdo por hectárea. Asici dice que menos, que se limite a 0,8 cerdos.

La Interprofesional del Cerdo Ibérico, de otro lado, ha lanzado una campaña para verificar el estado del etiquetado de los productos del ibérico en más de 450 puntos de venta. Quiere comprobar el grado de cumplimiento de la norma, poder eliminar la competencia desleal y que el consumidor no tenga una información errónea del producto. Estos análisis se realizan en toda España y en diferentes canales de distribución.

Noticia extraída de: http://www.hoy.es

Aeceriber no suscribe la propuesta de Asici sobre la Norma de Calidad porque “no implica ningún cambio”

21/06/12

Aeceriber no suscribe la propuesta de Asici sobre la Norma de Calidad porque la interprofesional solicita al Ministerio de Agricultura el “mantenimiento” de las designaciones raciales del ibérico puros e ibéricos actuales, aspecto que “no implica ningún cambio y choca frontalmente con los criterios de defensa del sector de la asociación”.

La Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto explica en nota de prensa que la Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico y Tronco Ibérico (Aeceriber) forma parte de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) desde su constitución y en representación de los productores de esta raza y sus diferentes sistemas productivos en un ámbito nacional.

De esta forma, Aeceriber indica que no ha suscrito la propuesta de Asici integrada por una serie de modificaciones en la Norma de Calidad que, “si bien aportan medidas beneficiosas para el sector”, solicitan al Ministerio de Agricultura el “mantenimiento” de las designaciones raciales actuales, un aspecto que “choca” con los criterios de defensa de la asociación.

Recuerda en la nota que en la reunión de la asamblea general de Aeceriber, celebrada el pasado mes de mayo en Zafra (Badajoz), se acordaron por unanimidad los términos en los que deberían orientarse los posibles cambios en la Norma de Calidad.

Entre esos términos se encuentra habilitar medidas protectoras sobre las producciones extensivas en la dehesa y la aplicación de medidas de control “efectivas” para todo tipo de producciones.

“Estas dos peticiones, junto con la diferenciación del origen racial de producciones y productos bajo las designaciones de Ibérico e Ibérico Cruzado, son las premisas necesarias para que se pueda abordar por parte de esta asociación cualquier otro tipo de cambio en la normativa vigente, siempre estableciendo una neta separación de aquellas que se producen en sistemas intensivos”, indica Aeceriber.

“Para ello, es imprescindible trabajar sobre la base de una transparencia total, informar a los consumidores y luchar contra el fraude”, asegura la asociación española de criadores.

Noticia extraída de: http://www.europapress.es