Archivo de la categoría: IBERACIE

La patronal del cerdo ibérico cree positiva la nueva norma de calidad de los productos ibéricos

Iberaice, la asociación que agrupa a más del 95% de las empresas elaboradoras del sector del cerdo ibérico, cree positivo y reconoce el esfuerzo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para presentar el proyecto final de norma de calidad de los productos ibéricos, basado en la negociación y la integración de los diferentes modelos productivos, según informa en un comunicado.

La patronal valora “positivamente” que se hayan modificado algunas de las propuestas anteriores, que podrían haber supuesto “un perjuicio para una gran parte de los operadores y aumentar la confusión en el consumidor”. Además, reconoce el trabajo del Ministerio para “proponer una norma que atienda a las opiniones de las distintas regiones y organizaciones del sector”.

Iberaice tiene previsto reunirse próximamente para estudiar en profundidad el proyecto de Norma y hacer una valoración completa de este proyecto de Real Decreto, en el que se reducen las denominaciones de venta a tres: bellota, cebo de campo y cebo.

Sin embargo, respecto al porcentaje racial, la patronal del cerdo ibérico considera que “aún se le da un papel excesivamente relevante” a este factor. Cabe recordar que el porcentaje racial deberá ponerse en la etiqueta, diferenciándose de la denominación de venta, salvo en los casos de los productos procedentes de ibéricos puros en los que se podrá indicar en la denominación de venta 100% ibérico.

Noticia extraída de: http://www.20minutos.es

La Federación de Ganado Selecto reconoce cruces de cerdo ibérico

La Federación de Ganado Selecto reconoce cruces de cerdo ibéricoEl presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ganado Selecto –FEAGAS-, José Luis Urquijo, ha criticado en una nota la información publicada en este periódico en la que el presidente de Iberaice, Carlos Díaz, mantenía que el ibérico puro, al que favorece el Ministerio con su proyecto de norma, no existe porque se trata de un cruce de razas. No obstante, Urquijo, después de mantener que “la ignorancia es osada”, reconoce el cruce con razas foráneas que denunciaba Iberaice y lo justifica. 

En concreto, dice en su escrito que “algunas razas autóctonas o locales, de cualquier lugar del mundo, en algún periodo de su existencia se han cruzado con razas foráneas, buscando sus criadores mejorar sus catacterísticas genotípicas o fenotípicas y el mérito de los ganaderos, en muchos casos, ha sido recuperar su raza, conservarla y mantenerla”. 

Precisamente este argumento de mejora de la raza es el que defiende la asociación que agrupa a más del 90% de industriales de ibérico –IBERAICE– y la propia Junta de Castilla y León, que dicen que el cruce de ibérico y duroc, denostado por los “puristas”, nace como mejora de la raza igual que ocurrió con animales que ahora se consideran puros.

Ver nota de FEAGAS: http://www.feagas.com

Noticia extraída de: http://www.lagacetadesalamanca.es

Afloran las debilidades de la industria del ibérico

No es la primera vez que la Industria del sector ibérico, representada en este caso por IBERAICE en la figura de su Presidente, Carlos Díaz Nafría, trata de buscar argumentos a su favor intentando desclasificar a los que consideran sus oponentes o a aquellos que simplemente se manifiestan en contra de sus intereses. Se trata en definitiva de llevar a la práctica la expresión: “la mejor defensa es un buen ataque” 

Con frecuencia nos olvidamos que esta frase anónima tiene su correcta y leal aplicación en los terrenos militar y deportivo. Fuera de estos ámbitos, su utilización pone de manifiesto la falta o carencia de argumentos “de peso suficiente” para la defensa de sus peticiones. Lo cierto es que la propuesta de una nueva Norma de Calidad está sacando lo mejor y lo peor de los operadores del sector. Y no menos cierto es que la búsqueda de la transparencia y la veracidad en el etiquetado de los productos del ibérico tiene muy pocos -por no decir ninguno- argumentos en su contra. 

Se puede tratar de esgrimir argumentos sobre la Raza Pura, referida en este caso al cerdo ibérico, e intentar desacreditar a AECERIBER en su gestión de esta Raza. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente delegó la competencia del desarrollo del Libro Genealógico en esta Asociación desde 1987, siempre bajo el amparo de una normativa de la Unión Europea que define con absoluta claridad qué animal es de raza pura y bajo un requisito indispensable: la Asociación que lo gestione debe carecer de ánimo de lucro –su objetivo es la defensa de la raza- y trabajar en el sector con absoluta imparcialidad. 

Conviene recordar a IBERAICE que los problemas de nuestro sector vienen en forma de cerdos ibéricos cruzados de CEBO, producidos en enormes cantidades, con bajos pesos y de “calidad más que cuestionable” y que están provocando el hundimiento total del sector. Sus operadores (productores y transformadores, estos últimos integrados en IBERAICE) parecen estar satisfechos con la propuesta de Norma lanzada por el Ministerio que casi no altera su sistema productivo, ni utiliza designaciones como “Intensivo”

Reflexionemos sobre este aspecto concreto y abandonemos prácticas poco recomendables que dejan al descubierto las debilidades de la industria en virtud de las declaraciones del Presidente de IBERAICE y trabajemos para establecer una Norma que apueste por la transparencia y la diferenciación de las producciones extensivas en la dehesa. Estas deberían ser nuestras prioridades. El resto son “palos de ciego”.

Noticia extraída de: http://www.aeceriber.es

El Gobierno propone incluir el porcentaje racial en la denominación del jamón ibérico

10/12/12

Nuevo giro del Ministerio de Agricultura en la Norma de Calidad del Gobierno. Tras el periodo de alegaciones, el nuevo borrador establece la obligación de indicar el porcentaje racial en la denominación de venta. Es decir, que se diga al consumidor si el producto tiene un 50%, un 75% o un 100% de pureza racial, independientemente de si es de bellota o de cebo. 

El nuevo texto ha sido muy bien acogido por asociaciones de productores como Aeceriber, la asociación de criadores de cerdo ibérico puro, y también por denominaciones de origen como la de Huelva. Su director general, José Antonio Pavón, valora que aparezca la cuestión racial en las futuras denominaciones -aunque no es muy partidario de hacerlo mediante porcentajes-, al tiempo que reprocha al Ministerio que aún no se diferencie la oferta de los cerdos estabulados o confinados en naves industriales que comen pienso de los que se crían en dehesas. 

Incluso la Junta de Andalucía, a través de su consejero de Agricultura, Luis Planas, señaló que se han producido avances, aunque ha apelado a realizar un análisis del borrador con el sector andaluz para “fijar una posición final” sobre el mismo. 

En el otro lado, la propuesta de norma del Gobierno recibió duras críticas de la patronal de la industria, Iberaice, que avisa de “consecuencias económicas catastróficas” para las industrias. “Si en la denominación de un producto se pone que es un jamón 50 % ibérico, el consumidor pensará que se trata de algo distinto a lo que ha conocido durante toda la vida”, señalan las fuentes, quienes aclaran que la propuesta del Ministerio sería como obligar a las bodegas a indicar que se trata de “un vino 50 % Rioja”. 

El último borrador responde “al 100% a las pretensiones de Andalucía, que lo único que quieren es desprestigiar todo lo que no es ibérico puro”, denuncia Iberaice, que concluye que el texto “no tiene lógica y es de cuestionable legalidad”. Desde la Denominación de Origen Guijuelo, Jesús de la Gándara resalta que con la nueva propuesta no se logra simplificar el etiquetado en los productos porque habrá 9 categorías comerciales -3 por raza y otras tantas según la alimentación- y duda si el consumidor será capaz de entender el porcentaje de pureza racial. Cree que en la Norma de Calidad debería más bien diferenciarse al ibérico puro del que no lo es y buscar una denominación que sea aceptada por todo el sector.

Noticia extraída de: http://www.diariodesevilla.es

Iberaice realiza sus propuestas sobre la calidad del jamón ibérico

13/11/12

La Junta Directiva de IBERAICE, el colectivo empresarial que agrupa a más del 95% de las industrias elaboradoras de ibérico, ha aprobado un grupo de propuestas para la reforma de la Norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos, que han sido presentadas al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Estas propuestas responden tanto a las preocupaciones de los empresarios como a la necesidad de clarificar el mercado de los productos ibéricos y proporcionar una información adecuada a los consumidores.

En primer lugar, IBERAICE defiende la plena validez de las calificaciones raciales que consagró la anterior norma de calidad, es decir ibérico e ibérico puro. A partir de este planteamiento, y con la idea de generar valor añadido, prestigiar las diferentes producciones y no perjudicar a ningún colectivo, IBERAICE propone las siguientes denominaciones de la norma de calidad:

  • Ibérico de bellota.
  • Ibérico tradicional.
  • Ibérico de cebo.

En todos los casos, cuando los productos procedan de cerdos ibéricos puros, podrán acompañar esas denominaciones de venta con la mención “100% ibérico“.

La denominación “Ibérico tradicional” amparará las producciones procedentes de explotaciones al aire libre con una densidad máxima de 200 cerdos/Ha.

La denominación de venta es un elemento esencial para la comercialización de los productos, que no puede modificarse sin que ello redunde en una pérdida de mercado, caída de las ventas y confusión de los consumidores. Especialmente grave serían las consecuencias para las exportaciones, ya que los clientes en esos mercados, ya familiarizados con los términos actuales, difícilmente comprenderán estos drásticos cambios y se corre el riesgo de un rechazo a nuestros productos.

La implantación de esas denominaciones de venta propuestas por el MAGRAMA, construidas de espaldas a la realidad -utilizando hasta fórmulas matemáticas en la denominación comercial-, puede suponer un abandono generalizado de la Norma por una parte importante de los operadores del sector, que no podrán competir en ese marco, viéndose obligados a refugiarse en sus propias marcas o en denominaciones y marcas colectivas, con la consiguiente pérdida de actividad, riqueza y empleo.

Por ello, IBERAICE insiste en que, de no recogerse las denominaciones propuestas por la industria, es preferible retrasar la modificación de la norma de calidad, para no ocasionar un perjuicio irreversible al sector, y centrarse en el refuerzo de los controles que garanticen el cumplimiento de la actual.

Por otro lado, la industria lamenta que una Norma que regula aspectos decisivos de productos elaborados y comercializados por las industrias tenga que estar sometida al criterio de departamentos de ganadería y de productores ganaderos con intereses diferentes a los expresados por las industrias y con un gran desconocimiento de la realidad del mercado.

Noticia extraída de: http://www.noticiascadadia.com

Guerra autonómica en la reforma de la norma de calidad del cerdo ibérico

12/09/12

Guijuelo reclama a Cañete que se le oiga mientras Extremadura y Andalucía confían en que el ministro mantenga su propuesta inicial sobre la ley

Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, visitó Salamanca el viernes pasado. Fue a inaugurar Agromaq 2012, una de las citas destacadas del sector agroganadero español. Se puede decir que estaba en territorio enemigo. Guijuelo y su sector porcino están de uñas con él. ¿El motivo? La intención del ministerio acerca de lo que debe ser la nueva norma de calidad del cerdo ibérico, que contempla una mayor pureza racial y aboga por apartar de ahí al cerdo intensivo, algo que les perjudica notablemente. Allí, en la capital charra, Cañete comprobó las quejas de ganaderos e industriales de la zona y también escuchó cómo el presidente de la Diputación y la consejera de Agricultura de Castilla y León le pidieron «que se les oyera desde la lealtad y el sentido común». Otras regiones como la extremeña y la andaluza reclaman idéntica atención pero en sentido contrario por su posicionamiento a favor de la defensa del ibérico tradicional y en contra del fraude que ha originado la actual normativa. «La norma será clara, transparente y fácil de cumplir», fue lo poco que dijo el Ministerio de Agricultura a los dirigentes políticos castellano-leoneses en Salamanca.

La realidad es que, a punto de acabar el verano, la guerra del cerdo se recrudece. Entre regiones y profesionales. Y todo cuando la crisis asfixia como nunca en el último lustro. Aunque toda generalidad conlleve alguna inexactitud, lo cierto es que Extremadura y Andalucía, sus gobiernos regionales y parte de su sector, aunque con la oposición de UPA y Apag, aplauden la intención de Cañete y esperan que no la modifiquen sustancialmente. En el bando contrario están Castilla- La Mancha, Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana y Murcia, ‘los reinos’ del cerdo blanco. También Castilla y León, y su potente industria de Guijuelo, muy centrada en los sacrificios y curado de cebo y recebo para cadenas de distribución.

Propuestas

El combate también se produce dentro de los profesionales del sector. Productores, ganaderos, cooperativas e industriales están divididos. Iberaice, organización empresarial que agrupa al 90% de las industrias del ibérico, ha mostrado su profunda decepción por los cambios planteados ya que, dice, conllevaría la desaparición del cerdo ibérico de cebo «que supone el 80% del sector y una gran actividad productiva e industrial».

La interprofesional Asici, que agrupa a la rama productora (ganaderos) y transformadora (industriales), está en plena guerra interna por los propios intereses de cada miembro y no ha consensuado posición. Iberaice está ahí, pero también la Asociación de Productores de Cerdo Ibérico de Extremadura y Aeceriber. «Creo que Cañete no va a dar marcha atrás de forma significativa. Al menos ese es el deseo mayoritario aquí y en Andalucía», comenta Javier Solano, de la Asociación de Productores de Cerdo Ibérico, un colectivo que sin matices defiende lo que quiere hacer Madrid. Sacar al fin el cerdo intensivo de la norma del ibérico es lo principal, resume Solano. Ese aspecto es considerado vital y no tanto el de incrementar la pureza racial para ser considerado ibérico, que Solano intuye se cambiará durante la negociación bajando la exigencia de los porcentajes.

Como ha venido informando HOY, la pretensión inicial en la nueva norma de calidad es que para que se reconozca a un cerdo como ibérico deben ser sus padres ibéricos al 100% o que del cruce resulte un 75% (madre ibérica, macho cruzado/ibérico). Los del 50% de sangre ibérica (madre ibérica solamente) quedarían fuera de la norma.

El Ministerio, como mucho, estaría dispuesto a distinguir entre ibérico o cruzado de ibérico con duroc, pero no permitiría seguir con la situación actual, la más frecuente en Extremadura. Otro de los cambios que planea Cañete, en este caso respecto al cerdo de cebo, es que para ser catalogados como ibéricos deben tener un 75% de pureza racial y cuenten con una superficie durante la fase de engorde, los últimos 60 días, de 15 cerdos por hectárea. Esto es, que los guarros, en su fase final, deben ver el campo.

«Lo que se conoce del Ministerio va en la línea que defendemos, que es la raza porcina ibérica y su entorno», subraya Lucía Maesso, presidenta de Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico Puro y Tronco Ibérico (Aeceriber). Maesso recalca que la presión de Guijuelo y los que defienden el guarro blanco es «muy fuerte» pero confía en que el Gobierno central siga lo que demanda Extremadura y Andalucía, aunque UPA-UCE rechaza esa mayor pureza. «Se quedaría el porcino para cuatro señoritos con grandes parcelas», ha dicho su dirigente Antonio Prieto. Mientras, APAG Asaja habla de ruina por fijar esos porcentajes y añade que aumentarían «sobremanera» los costes de producción. «Algunos están desnortados. Están muertos y no quieren que haya cambios», replica Solano.

«¿Guerra? Claro que la hay porque los intereses son contrapuestos. Algunos no saben que hacer con todo ese intensivo desmesurado que se ha producido. Lo que tienen que hacer es buscar un nuevo nicho de mercado porque ni eran ibéricos, ni cumplían con el peso ni la edad», concluye Maesso.

El borrador completo de la norma de calidad del ibérico se debería conocer a final de mes o mediados de octubre, a más tardar, y la nueva reglamentación debería estar aprobada a finales de año. En el caso de aprobarse los cambios se contemplaría un periodo de adaptación de dos o tres años.

Noticia extraída de: http://www.hoyagro.es