Jamones Peñarroya negocia fórmulas para volver al CRDO Jamón de Teruel

Jamones Peñarroya negocia fórmulas para volver al CRDO Jamón de Teruel

Jamones Peñarroya negocia fórmulas para volver al CRDO Jamón de Teruel

La empresa Jamones Peñarroya busca mediante la negociación una fórmula para volver a incorporarse al Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) Jamón de Teruel, del que quedó automáticamente expulsada cuando el Gobierno de Aragón y el CRDO acordaran, hace dos años, la modificación del artículo del reglamento relativo a la altitud mínima a la que debían situarse los secaderos de producción.

El cambio fue introducido sin que a la empresa se le permitiera ni siquiera alegar, según asegura su gerente, José Miguel Antolí.

El nuevo Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) Jamón de Teruel mantuvo el 26 de septiembre una reunión con los representantes de Jamones Peñarroya, quienes explicaron las consecuencias económicas que el cambio reglamentario había acarreado para esta empresa, que fue la primera en certificar una paleta con el marchamo de la Denominación de Origen y que destinaba, en 2012, hasta el 40% de su producción a elaborar perniles de la máxima calidad.

Vinculada durante 25 años a la producción de Jamón de Teruel, Jamones Peñarroya se topó con el cambio de la normativa referente a la altura de los secaderos que rige la D.O. por sorpresa y sin posibilidad de recurrir la decisión, adoptada por el anterior Consejo y avalada por el Gobierno de Aragón, que conoce el problema de primera mano, porque la empresa ha presentado documentación al departamento de Agricultura del Ejecutivo aragonés desde entonces. Hasta el momento no ha recibido respuesta, y el asunto está en los tribunales. Está pendiente la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), que podría pronunciarse en 2015, según los abogados de la empresa

El reglamento del Consejo Regulador de la D.O. Jamón de Teruel establecía, hasta el año 2012, que los secaderos para la elaboración de perniles tenían que situarse a una altitud superior a los 800 metros o en un término municipal o área con una altura media de 800 metros como mínimo. Jamones Peñarroya cumplía lo segundo, pues construyó su secadero en Peñarroya, cuyo término municipal tiene una altura media superior a 800 metros. En 2012, a propuesta de la Asociación de secaderos al natural, el Consejo Regulador y el Gobierno de Aragón modificaron aquel artículo por otro en el que se exigía que los secaderos estuvieran, además, a una altura superior de 800 metros. El mismo artículo establecía un margen de maniobra del 6% por debajo, lo que permitía a los secaderos de La Cerollera y de Castellote mantenerse en la D.O. por muy pocos metros.

Pérdidas económicas

El gerente de Jamones Peñarroya explicó que los miembros del nuevo Consejo Regulador han pedido “paciencia” hasta que se encuentre una “solución legal” a esta situación, sin embargo, Antolí recordó que “ya llevamos dos años haciendo uso de la paciencia”. En este tiempo, dijo, “hemos tenido que reinventarnos” para evitar despedir a nadie”. La empresa ha tenido pérdidas económicas al tener que alquilar instalaciones en otros secaderos para producir jamones que, en cualquier caso, “nunca son como los que hacíamos”, lo que tiene una clara consecuencia económica: “perdemos clientes, porque quieren los jamones que fabricábamos antes”. Y lo que no se puede cuantificar es “el daño moral”, insistió el gerente, quien recordó que Jamones Peñarroya “construyó el secadero donde lo hizo porque el término municipal del municipio estaba situado a más 800 metros de altura, requisito que bastaba hace 25 años para entrar en la D.O.”. Y añadía: “Si hubiera habido entonces otros requisitos que cumplir el secadero lo hubiéramos realizado donde hubiera hecho falta”.

Con todo, José Miguel Antolí manifestó que espera “una solución” por parte del CRDO y también del Gobierno de Aragón: “Estamos abiertos a ello”, dijo el gerente, aunque reiteró que el proceso judicial que iniciaron para defender sus derechos “sigue adelante”.

Carlos Mor: “La decisión de modificar el reglamento es del Gobierno de Aragón”

El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (CRDO) Jamón de Teruel, Carlos Mor, señaló que “haremos lo que se pueda”, pero recordó que “la decisión de modificar el reglamento está en manos del Gobierno de Aragón, que es quien tutela a la D.O. y que sabe desde hace tiempo de este problema”. En este sentido, subrayó que es el departamento de Agricultura el que “ha de ver si hay posibilidades de modificar el reglamento”, y apostó por que “si hay que hacerlo, lo adecuado es que se empiece a tramitarse la modificación cuanto antes, porque no estamos hablando de un proceso corto, sino que son al menos cuatro años, ya que la tramitación tiene que ir a la Unión Europea”.

Mor -presidente desde junio- se solidarizó con la empresa y reconoció que “no se les dio la posibilidad de defenderse y de presentar alegaciones, cuando se han visto expulsados de un Consejo por una modificación que les afectaba”. El presidente del CRDO afirmó que “volveremos a insistir al Gobierno para que nos explique cómo se plantea la cuestión”.

Noticia extraída de: http://www.diariodeteruel.es/

The following two tabs change content below.
Cortador de jamón para bodas, ferias, catering, inauguraciones, congresos, presentaciones, eventos, conferencias, comuniones, bautizos, degustaciones, celebraciones,... amante del buen jamón y Youtuber aficionado.

Latest posts by Iván Martínez Burgués (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: ILUBEMA DISTRIBUCIONES BAJO ARAGÓN S.L.
Finalidad: Que el usuario pueda comentar el post
Legitimación: Consentimiento del usuario
Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad*

Puede consultar la información completa en nuestra Política de Privacidad*