La Junta de Extremadura estudia suprimir una línea puntera de mejora genética del cerdo ibérico

La Junta de Extremadura estudia suprimir una línea puntera de mejora genética del cerdo ibérico

La Junta de Extremadura estudia suprimir una línea puntera de mejora genética del cerdo ibérico

La Junta de Extremadura está planteándose suprimir la piara de ibérico selecto que se mantiene en el Centro de Selección y Reproducción Animal (Censyra) de Badajoz desde los años cuarenta. La decisión de acabar con este reservorio genético fue comunicada ya a la Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Selecto Ibérico Puro y Tronco Ibérico (Aeceriber), si bien la secretaria técnica de esta asociación, Elena Diéguez, confió ayer en que finalmente no se lleve a cabo. «Una vez que se han puesto en contacto con nosotros están valorando otras posibilidades y confío en que finalmente no se eliminen todos sus efectivos», indicó. De lo contrario, advirtió, las consecuencias «sobre la mejora y selección genéticas en el sector podrían ser muy graves».La Junta de Extremadura estudia suprimir una línea puntera de mejora genética del cerdo ibérico

La Consejería de Agricultura extremeña, por su parte, no contestó ayer la petición de información realizada por EL PERIODICO acerca de este asunto. No facilitó, por tanto, el ahorro que espera obtener de esta medida, si bien Luz Rueda, veterinaria en este centro, cifró el coste anual que suponen estos animales en de 15.000 a 20.000 euros. Y de ellos, «revierte, a través de subastas públicas, casi la misma cantidad», detalló en un artículo de opinión publicado en las páginas de este diario.

Los ejemplares selectos del Censyra, explicó Diéguez, pertenecen a la «variedad retinta, la más importante, el ibérico por excelencia. Representa a la cabaña más numerosa dentro del porcino ibérico y la más extendida, por su versatilidad, rendimiento y adaptabilidad».

¿Qué es lo que aporta un centro de este tipo a los ganaderos? Hasta ahora, ha permitido que mejoren la genética de sus animales a un precio asequible a través de dos vías. Por un lado, haciendo subastas de ejemplares, tanto machos como hembras, nacidos en la propia explotación e inscritos todos en el libro genealógico de la raza. Por otro, vendiendo, «a precios muy asequibles» el semen procedente de sus verracos.

LA OPCIÓN PRIVADA

La alternativa a estos ejemplares selectos públicos para aquellos ganaderos que quieran mejorar la raza de su cabaña es recurrir a particulares dedicados a la selección de ibérico retinto. Sin embargo, hacerlo les supondrá un mayor coste económico y, además, las explotaciones privadas a las que acudan no ofrecerán las características especiales de la piara del Censyra, cultivada durante siete décadas, «genuinamente retinta», y que «jamás ha tenido incorporación de otras variedades o de otros reproductores que no sean los propios».

Así las cosas, perder un núcleo selecto como este sería, a juicio de la secretaria técnica de Aeceriber, «lamentable. Primero porque conserva originalmente las características y las virtudes de esa variedad, originaria y muy localizada en Extremadura y, segundo, porque el Censyra tiene la obligación de mantener, aunque sea de forma más reducida, esa piara como punto de referencia para la selección de todo el porcino ibérico a nivel nacional».

Se trataría, además, de una decisión que no tendría marcha atrás, que llevaría a perder un patrimonio genético del que no se volvería a disponer jamás, ya que el banco de germoplasma del Censyra únicamente dispone de semen de los ejemplares, pero no de óvulos o embriones. «Las consecuencias inmediatas no serían muy manifiestas, pero a la larga probablemente acabaríamos arrepintiéndonos muchísimo. Estamos hablando de un patrimonio genético insustituible, que no tiene precio».

Esta experta incide en que los estudios desarrollados por Aeceriber junto al Censyra durante los últimos años han puesto de manifiesto que, desde el punto de vista productivo, este grupo de ibéricos selectos es de los mejores que existen en España. «Se estaría tirando por tierra todo un proceso selectivo que ha habido durante años», apostilla.

Por este motivo, recalca que hay que «sopesar mucho» su posible eliminación. «El papel de Aeceriber es demostrar que es indispensable que se mantenga y creo que el Gobierno autonómico quiere intentar que sea así, pero minimizando costes. Habrá que buscar fórmulas, reduciendo cabaña o mejorando la gestión de la propia explotación porcina, pero estoy segura de que al final la piara, aunque sea parcialmente, se conservará», concluye.

Noticia extraída de: http://www.lacronicabadajoz.com

The following two tabs change content below.
Cortador de jamón de Zaragoza y Teruel para bodas, ferias, catering, inauguraciones, congresos, presentaciones, eventos, conferencias, comuniones, bautizos, degustaciones, celebraciones...

Latest posts by Iván Martínez Burgués (see all)

Escrito por:

Iván Martínez Burgués

Cortador de jamón de Zaragoza y Teruel para bodas, ferias, catering, inauguraciones, congresos, presentaciones, eventos, conferencias, comuniones, bautizos, degustaciones, celebraciones...

Ver todas las entradas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Proudly powered by WordPress | Theme: HoneyWaves by SpiceThemes