El jamón se salva de las prohibiciones a la carne impuestas por Rusia

Las limitaciones introducidas por Rusia en abril a la importación de carne española  fueron rápidamente confirmadas por varias fuentes. Según explicó Alexéi Alexéienko, representante del Rosseljoznadzor, en la lista de proveedores autorizados solo han quedado 24 empresas. Sirva como comparación que solo las explotaciones porcinas que abastecían antes a Rusia eran 318. 

España suministra a Rusia sobre todo productos porcinos. Es después de Alemania el segundo importador. El año pasado, la carne porcina española supuso el 7% del volumen total de las importaciones rusas. El indicador correspondiente al vacuno es un poco superior. 

Según ha explicado a Rossíyskaya Gazeta el departamento de Serguéi Dankvert, en la “lista negra” han entrado empresas que suministraban productos cárnicos con garantías del servicio veterinario local. Rosseljoznadzor mantiene que las compañías deben pasar un control por especialistas rusos. Según argumentan, suelen incumplir en todas partes el reconocimiento de los animales muertos. Además, se ha descubierto que algunas empresas inyectaban a sus productos soluciones salinas y empleaban colorantes para darle a la carne un aspecto más comercial. 

La carne de vacuno y de porcino española se destina, principalmente, a elaboración, no se puede encontrar en tiendas. Pero para la mayoría de los consumidores la carne española se asocia sobre todo con el jamón. La idea es que no debe desaparecer de las tiendas rusas y las restricciones impuestas por el Rosseljoznadzor han afectado, en mayor medida, a los suministradores de materias primas. 

Hemos de señalar que el 29 de marzo el Rosseljoznadzor prohibió la entrada en Rusia de vacuno y porcino refrigerado tanto de España como de Holanda. Entonces los especialistas rusos advirtieron de que no se excluía la adopción de medidas más severas. Argumentaban que la carne refrigerada es un producto de alto riesgo:   es más vulnerable durante el transporte y tiene una fecha de caducidad limitada, por eso también aparece es la primera que ha sido vetada por la oficina de vigilancia rusa. 

Los estudios sobre precios del Ministerio de Agricultura aseguran que los rusos han empezado a gastar más en carne de cerdo y de gallina. El precio medio más alto del porcino ha subido 10 rublos, hasta los 280 (unos 9 dólares) . El pollo ha aumentado 20 rublos, hasta los 200 (6, 4 dólares). Los precios del vacuno, de la mantequilla y del pan prácticamente no han sufrido cambios. 

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossíyskaya Gazeta.

Noticia extraída de: http://rusiahoy.com

Ayuda económica de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para promocionar la DOP Jamón de Huelva

Ayuda económica de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para promocionar la DOP Jamón de HuelvaLa Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha concedido 321.412,71 euros a los Consejos Reguladores de la Denominación de Origen Protegida Jamón de Huelva y de la Denominación de Origen (DO) ‘Condado de Huelva’ y DOP ‘Vinagre del Condado de Huelva’.  Las ayudas, publicadas en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), se enmarcan en el Programa de Desarrollo Rural 2007-20013 y tienen como objetivo la promoción de productos agroalimentarios con calidad diferenciada. Continuar leyendo “Ayuda económica de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente para promocionar la DOP Jamón de Huelva”

Las embarazadas, los gatos y el jamón

Las embarazadas, los gatos y el jamón
Las embarazadas, los gatos y el jamón

Todas las mujeres embarazadas pueden comer jamón y embutidos sin riesgo de contagiarse de toxoplasmosis.

Todas las embarazadas pueden convivir con gatos y acariciarlos, sin peligro alguno para su salud.

Toxoplasma Gondii, es un parásito intracelular que puede causar una enfermedad grave en el feto, aunque es una infección banal y casi siempre imperceptible en adultos. Si la mujer ha padecido toxoplasmosis alguna vez en su vida ya ha desarrollado inmunidad, se dice que es toxoplasma positivo, y en ese caso el bebé intraútero está perfectamente protegido y no hay que preocuparse de nada. El problema es si en la analítica de control del primer trimestre nos dicen que somos negativas a toxoplasma, porque ahí pueden empezar a prohibirnos de todo. Continuar leyendo “Las embarazadas, los gatos y el jamón”

La DO Jamón de Teruel reclama incentivos para no desaparecer

Nació hace 30 años para aportar desarrollo sostenible a la provincia, crear riqueza y generar empleo en un territorio poco poblado, con escaso atractivo industrial y olvidado por las administraciones. Lo consiguió y ha logrado que sus frutos perduren en el tiempo. Pero pronto podría dejar de hacerlo. La Denominación de Origen (DO) Jamón de Teruel vive una situación “crítica”, según sus responsables, debido a la crisis, al desplome del 20% en el consumo y al incremento de los costes de producción. Hasta el punto de alertar de su posible desaparición. Con el fin de evitar que este distintivo de calidad –y el trabajo de décadas– se pierda, reclaman incentivos a tres años vista para que los ganaderos obtengan una recompensa a su trabajo y no abandonen la producción.

De los 236 municipios que forman la provincia de Teruel, en 116 de ellos hay al menos una empresa que tiene algún tipo de vinculación con el Jamón de Teruel, según afirma el director gerente de la DO, Fernando Guillén. Matiza que no son “partidarios” de las subvenciones pero es rotundo describiendo la situación del sector: “El enfermo está en la UCI y quizá cuando le llegue el antibiótico ya habrá muerto”. Argumenta la metáfora con cifras: la DO llegó a registrar 400 explotaciones de porcino y unas 35.000 madres reproductoras, mientras que actualmente apenas hay 180 granjas y 18.000 madres. “Además, llevamos cuatro años de descenso cuesta abajo y sin frenos en las ventas”, añade.

Guillén destaca que tener la DO Jamón de Teruel requiere una crianza especial de los cerdos, que conlleva más tiempo y mayores costes de producción. “Todo el ciclo se completa en la provincia: genética, alimentación, matadero, despiece y secadero. Así es como se crea valor añadido”, señala. En este sentido, Guillén comprende que los ganaderos prefieran integrar sus explotaciones o dedicarse al jamón convencional “porque producir un cerdo con denominación de unos 100 kilos cuesta entre nueve y diez euros más que uno normal”.

En opinión de Guillén, el futuro de Teruel “pasa por el turismo y la agroalimentación, y ahí el jamón es una seña de identidad”. Por eso, no entiende que, cuatro meses después de que el Gobierno de Aragón presentara su estrategia para el sector, el presupuesto –1,5 millones para exportación y 150.000 euros para productos ligados al territorio– todavía no se haya materializado ninguna medida concreta que alivie la situación.

Noticia extraída de: http://www.elperiodicodearagon.com

El ibérico cruzado de bellota le gana la partida al puro en las dehesas

Los ganaderos andaluces han valorado que la nueva Norma de Calidad del Ibérico, aprobada por el Ministerio de Agricultura y que está pendiente del informe de la Comisión Europea, consagra el ibérico tradicional de las dehesas. Un producto mayoritariamente mejorado con otras razas más precoces para adaptarse a las demandas del mercado. De hecho, según los datos del Registro del Ibérico del ministerio, durante el último año el 74% de los cerdos ibéricos eran ibéricos a secas, frente a un 26% de ibéricos puros. Y de los primeros, más de 102.000 cerdos ibéricos se mejoraron con la raza duroc, frente a los más de 60.000 puros que pisaron las dehesas.

La nueva norma de calidad, tercera que se establece en la última década, reduce de ocho a tres las denominaciones de venta en función de la alimentación y el manejo: bellota, cebo de campo y cebo, acompañados por la mención “100% ibérico” o “ibérico”, según la pureza racial del animal. De este modo, se restringe la utilización del pata negra exclusivamente para productos de bellota 100% ibéricos, mientras que los de bellota serían los criados en montanera en las dehesas.

Asaja pide mecanismos de control contra el fraude

En el caso de Andalucía, los ganaderos prefieren mayoritariamente el ibérico mejorado con la raza duroc, originaria de Estados Unidos y que se introdujo en España en la década de los sesenta. Últimamente se está utilizando como raza finalizadora en los cruces industriales de porcino blanco, ya que proporciona una infiltración grasa que hace que estos productos mejoren sus cualidades y sabor. Además, es la única raza cuyo cruce con Ibérico se permite dentro de la Norma de Calidad del Ibérico hasta en un 50% de sangre, siempre por vía paterna. Los ganaderos prefieren estos cruces porque se mejora enormemente la productividad, al producir lechones más fuertes y de mejor crecimiento.

“Pese a la bandera de la defensa a ultranza del ibérico puro en la que se envuelven algunos, en ninguna provincia andaluza el censo de ibéricos puros supera al de cochinos ibéricos mejorados con duroc”, indicó Asaja en un comunicado tras la celebración, el pasado jueves en Cazalla de la Sierra (Sevilla), de la Jornada Ganadera y de la Dehesa que reunió a unos 300 productores.

Según el registro del Ministerio incluso en provincias como la de Huelva hay más del doble de ibéricos mejorados con duroc (63.365) que de ibéricos puros (31.186). Las dehesas de Sevilla son las que más cerdos ibéricos albergan. En la montanera sevillana de 2012 se engordaron a 12.000 ibéricos puros de bellota y a casi 48.000 ibéricos de bellota, mientras que en Huelva se engordaron a 27.378 ibéricos puros de bellota y 34.745 ibéricos de bellota, seguidos de las dehesas de Córdoba, donde en el ejercicio de 2012 hay registrados 13.907 ibéricos puros de bellota y 18.256 ibéricos de bellota. Estos datos sitúan a la provincia de Sevilla a la cabeza de la producción de cerdo ibérico de bellota en Andalucía.

Asaja-Sevilla valora el proyecto de Norma de Calidad del Ibérico y espera que, cuando se apruebe, los mecanismos de control que se establezcan a lo largo de la cadena eviten el uso fraudulento de etiquetas e imágenes de encinas o bellotas con los que hasta ahora se reforzaba la comercialización de productos obtenidos de cochinos que habían sido alimentados exclusivamente con pienso y no habían pisado una dehesa. Además, destaca que la nueva normativa evita el uso de términos peyorativos en la determinación de las distintas categorías, y da un carácter prevalente al criterio de alimentación y manejo.

El director de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Fernando Burgaz, expresó a los ganaderos participantes en la jornada el compromiso de su departamento en la defensa de la raza ibérica y de la dehesa, así como su apuesta por la mejora de la información al consumidor “incrementando la transparencia sobre las características y condiciones productivas”.

Hay que recordar que también la Junta de Andalucía valoró la nueva Norma del Ibérico, destacando que por primera vez se incluya el porcentaje racial en la denominación de venta cuando es 100% ibérico.

No obstante, las demandas andaluzas pasaban por que el porcentaje se incluyera en todos los casos en la denominación y no solo en el etiquetado como se plantea finalmente para los animales cruzados. Y otras organizaciones, como es el caso de la COAG, lamentan que la norma no cumple las expectativas y acusó al ministro Miguel Arias Cañete de “ceder a las presiones” de industriales de otras comunidades autónomas.

Noticia extraída de: http://ccaa.elpais.com