I Concurso de Cortadores de Jamón de Albolote (bases y boletín de participación)

IV Feria de la Tapa de Albolote

En el ámbito de la IV Feria de la Tapa de Albolote se ha convocado el I Concurso de cortadores de jamón de Albolote (Granada), que se celebrará el próximo 17 de junio de 2012.

La finalidad del concurso es premiar al cortador profesional que demuestre mayor destreza, estilo y creatividad a la hora de cortar un jamón reserva de Rafael Cazorla.

Podrán participar en el concurso todos los profesionales del sector. Los participantes deberán enviar el boletín de participación que se adjunta a estas bases a la siguiente dirección, acompañado del curriculum vitae, antes de día 7 de Junio de 2012.

Bases de participación I Concurso de cortadores de jamón de Albolote 2012

Boletín de participación I Concurso de cortadores de jamón de Albolote 2012

Cómo cortar un jamón sin dejarse los dedos

Leocadio Corbacho, cómo cortar un jamón sin dejarse los dedosEl jamón, uno de los productos más típicos de la gastronomía española, se convierte en estas fiestas en el protagonista de las comidas y cenas navideñas. Desde que en 1989 Leocadio Corbacho fundara ‘La Casa del Jamón’ en Ronda, se convirtió en uno de los grandes conocedores de este producto. Un aprendizaje que continúan sus hijos. Toda una saga de expertos en el mundo del jamón que han sido galardonados en diferentes ocasiones con una inacabable lista de premios a nivel nacional. Continuar leyendo «Cómo cortar un jamón sin dejarse los dedos»

Las propiedades del jamón

¿Sabías que la grasa que hay en el jamón ibérico realmente beneficia al corredor? ¿Sabes que se trata de uno de los alimentos más completos? ¿De que contiene la mayor parte de los nutrientes que necesitas? Así que ya sabes: jamón y más jamón

¡AL RICO JAMÓN!

El jamón habitualmente ha sido considerado como uno de los alimentos «tabú» en la correcta dieta de los corredores, pero en realidad esa es una teoría de lo más errónea. Hay varias clases de jamón (de bellota, de recebo, de cebo), en función de su tiempo de curación, del peso y la la longitud de la vida del cerdo, y también atendiendo a la alimentación que ha recibido el animal durante su crianza.

También se denomina habitualmente al jamón dependiendo de su lugar de origen: de Huelva, de los Pedroches, de Guijuelo, de la Dehesa extremeña, de Chaves, de Jabugo, de Teruel, de Trevélez, etc. Por supuesto os recomendamos que consumáis jamón ibérico, y, preferentemente, jamón de bellota.

¡Y AL JAMÓN MÁS RICO!

El jamón ibérico es positivo para controlar el exceso de colesterol malo, ya que contiene importantes cantidades de grasas instauradas, con un 55% de ácido oléico monoinsaturado, sólo siendo superada en este sentido por el aceite de oliva. Eso sí, es el jamón de bellota el que presenta las mejores «prestaciones» en este sentido.

El jamón ibérico también contiene minerales, tales como el calcio, el fósforo, el magnesio, el cobre, el hierro o el zinc, así como vitaminas del grupo B: B1, B2, B6 y B12. También en menor proporción el jamón ibérico te va a aportar antioxidantes para que te recuperes muscularmente de tus sesiones más duras.

Por ello no estamos para nada de acuerdo en eliminar este importante alimento, tan tradicional en nuestra gastronomía, de la dieta del corredor. Además, se trata de un ingrediente la mar de «versátil»: puede servirte para cumplimentar una ensalada, para rellenar tu bocadillo, como tapa o tentenpié, etc. El jamón ibérico contiene 33 proteínas por cada 100 gramos, prácticamente el doble que el jamón serrano. La cantidad de grasas en el jamón ibérico es del orden del 11%, la mitad, prácticamente, que en el jamón serrano. Finalmente, las kilocalorías que contienen el jamón ibérico, por cada 100 gramos, son unas 200, mientras que en el caso del jamón serrano es de unas 280. Las cifras, pues, son aplastantes en favor del jamón de calidad.

¿Porqué te recomendamos pues que consumas jamón ibérico? Fundamentalmente porque tiene una cantidad de proteínas y de ácidos monoinstaurados y ácido oléico importante, porque reduce el colesterol «malo», porque es ligero y digestivo, y porque, relativamente, es poco calórico. ¡Y porque sabe estupendamente!

Noticia extraída de: http://www.runners.es/