El gigante Chino se lanza a producir un emblema gastronómico Español, el Jamón

Fuentes de la Fundación del Jamón Serrano, que agrupa a más del 80% de la producción de jamón curado en España, resaltan que China, primer productor mundial de porcino, ha elaborado «desde siempre» jamones y que el suyo es un producto «muy distinto del español, elaborado con diferentes razas y diferentes procesos» (el tiempo de curado es, por ejemplo, mucho menor). «Se trata de un estilo más parecido al de los jamones italianos«, se detalla. Sin embargo, también se reconoce que existe «preocupación» en el sector ante la posibilidad de que la producción china vaya elevando su nivel de calidad al tiempo que adquiere proporciones masivas, «no tanto por el daño que pueda hacer en el mercado nacional, sino más bien en las exportaciones, ahora que las empresas están empezando a abrirse mercados».

En este sentido, se muestran confiados en que el consumidor español rechazaría un jamón de mucha menor calidad aunque fuera a precios sensiblemente más bajos. «No es lo mismo imitar un juguete de plástico que un jamón. Esto son palabras mayores», arguyen. De hecho, consideran que «a corto o medio plazo» es complicado que la industria china se acerque a los parámetros de calidad que mantiene la española. Sin embargo, inciden en que en países donde el conocimiento de este producto es todavía nulo, las posibilidades de penetración del jamón chino serían mucho mayores.

En cualquier caso, este colectivo reclama que tanto el jamón ibérico como el serrano estén amparados por indicaciones geográficas protegidas que «salvaguarden» su mercado. «Es paradójico que un producto tan emblemático como este siga sin estar protegido», argumentan.

Las fronteras chinas se abrieron para el porcino español en el año 2009. Ya en ese ejercicio, las exportaciones de carne de cerdo se colocaron en el primer lugar de los envíos españoles al gigante chino dentro del capítulo agroalimentario, con más de 12.500 toneladas, en su mayor parte carne fresca y despojos. La apertura de este mercado asiático llegó tras una serie de visitas de inspectores sanitarios chinos a las industrias cárnicas españolas para verificar su calidad y condiciones de elaboración. Ahora se ha llegado a especular, incluso, con que tras esas visitas hubiese algo más: adquirir el know how necesario para copiar los procesos. En la Fundación del Jamón restan verosimilitud a esta posibilidad: «Eso es más de películas de James Bond, cualquier país, antes de importar lo primero que envía son sus inspectores sanitarios».

A día de hoy son una veintena las empresas autorizadas para exportar productos de porcino a China. Montesano, que cuenta con una industria en la localidad pacense de Jerez de los Caballeros, fue la primera firma cárnica española en comercializar jamones y paletas en el mercado chino. «La cosa va lentamente, pero estamos contentos. Este año se ha incrementado el valor de las exportaciones respecto al pasado», señala Martín García Garzón, presidente del Grupo Montesano.

Martín García subraya que el producto que se elabora en China «no tiene nada que ver ni con nuestro jamón ibérico ni con el serrano» y agrega que, en cualquier caso, «no se le pueden poner puertas al campo. Estamos en un mercado libre y nosotros lo que tenemos que hacer es las cosas bien, implantar una marca y luego ser uno más en los mercados».

Reconoce que los chinos cuentan con la materia prima –«un cerdo graso»– y la maquinaria –importada, hasta ahora, desde italia– necesarias para elaborar jamón curado. Y también que en los próximos años, conforme «vayan mejorando la genética y la alimentación», podrían ir elevando el nivel de calidad de su producto. No obstante, cree que el jamón español seguirá estando mucho mejor valorado. ¿La razón? «Supongo que la misma por la que continuamos prefiriendo un whisky escocés a uno español».

Noticia extraida de: http://www.lacronicabadajoz.com

Nueva campaña informativa sobre el jamón serrano en los colegios de Cataluña

La Fundación del Jamón Serrano y la Federació Catalana d’Industries de la Carn (FECIC) ponen en marcha en Tarragona “Pernil Serrà. Serranito i la seva colla a Catalunya”, una nueva campaña informativa dirigida a los niños, que se va a desarrollar en centros escolares de toda Cataluña, mediante la celebración de talleres impartidos por dietistas nutricionistas junto a prestigiosos cocineros catalanes. En estos talleres, se expone a los niños el interés nutricional que tiene el jamón serrano dentro de unos hábitos alimentarios saludables y una dieta equilibrada, y sus posibilidades culinarias.

Esta campaña se realizará durante los meses de noviembre y diciembre en centros escolares de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona, y se espera llegar a difundir su contenido a más de 2.000 alumnos. La campaña cuenta con el apoyo del Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca, Alimentació i Medi Natural de la Generalitat de Catalunya.

A la presentación del acto asistieron la directora adjunta del delegado territorial de Salud de la Generalitat de Cataluña, Anna Osanz Mur. Además, la prestigiosa cocinera Carmen Guillemot, del restaurante Taller de Cuina, realizó un taller con los niños de la escuela San Salvador de Tarragona, en el que prepararon una sabrosa receta con jamón serrano. 

Cataluña es una de las principales comunidades autónomas productoras de jamón serrano, basada en su importante industria cárnica, así como una de las zonas de mayor consumo de este producto dentro del mercado nacional. Para asegurarse que realmente se trata de jamón serrano, es importante observar en el etiquetado, el sello de la ETG (Especialidad Tradicional Garantizada) azul y amarillo otorgado por la Unión Europea, y el de la Fundación del Jamón Serrano. 

Con estas campañas dirigidas a la población infantil, se pretende la difusión entre los niños de uno de los modelos de alimentación más saludable, la Dieta Mediterránea, con productos de singulares características, nutricionales y organolépticas, como las que tiene el jamón serrano, cuyo consumo responsable ayudará a preservar la salud, fomentando entre los más jóvenes un estilo de vida saludable, que incluya el necesario ejercicio físico y la práctica de deportes. Además, se espera que los niños transmitan este mensaje saludable a sus padres y educadores, responsables principales de su alimentación.